Ver partidos de fútbol podría inducir eventos cardiovasculares